fbpx

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE) Y SU RELACIÓN CON EL DISEÑO GRÁFICO

[vc_row][vc_column][vc_column_text]LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE) Y SU RELACIÓN CON EL DISEÑO GRÁFICO

Roberto Barrera, diseñador gráfico especializado en identidad corporativa, reflexiona y opina acerca de una ámbito poco explorado por los profesionales del diseño.

Responsabilidad-Diseño, Diseño-Sociedad, Empresa-Gráfica…

Son varias las combinaciones de palabras en las que podemos encontrar relaciones con el nombre de estas dos actividades. Para nosotros, los profesionales de la comunicación visual, la afinidad entre ambas es casi una obviedad. Sin embargo, no lo es para la mayoría de los protagonistas que conforman la maquinaria productiva mendocina.

El desafío de hoy es lograr que las empresas locales comprendan esta relación y los beneficios que conlleva dejar en manos de profesionales algo tan importante como es la definición de la propia identidad y de cómo hacerla conocer, para que la implementación del Plan de Responsabilidad Social Empresaria *1 (RSE) no sea un gasto sino que se convierta inversión.

La RSE no tiene que ver con la filantropía. No busca que las empresas se conviertan en entidades de beneficencia. El compromiso radica en promover la solidaridad como valor indispensable en toda sociedad. Es por ello que se adopta una postura responsable en torno al impacto de las operaciones. Esta cultura garantiza mayor sostenibilidad y crecimiento económico a lo largo del tiempo, pero por sobre todo, implica ser agente de cambio positivo.

Para las empresas, la Responsabilidad Social Empresaria debe ser un compromiso estratégico que procure la consecución de sus objetivos, aplicando criterios de equidad en las relaciones con sus grupos de interés (stakeholders) y contribuyendo a la satisfacción de las necesidades presentes y futuras de la sociedad en que se desenvuelven.

Ahora bien, concretamente, ¿cuál es la relación con nuestra profesión? ¿en qué punto nos volvemos indispensables?

Sin dudas, en algún momento, las acciones de RSE deben ser dadas a conocer y sin una buena planificación de comunicación visual es difícil lograrlo. Para ser eficientes, la organización debe tener definida su IDENTIDAD y por consiguiente su IMAGEN.

Nuestros potenciales clientes ignoran eso, pueden llegar a intuirlo, pero en definitiva no lo saben. ¿Y por qué?, porque los diseñadores gráficos tenemos un problema que arrastramos desde hace años: nos cuesta o no sabemos vender y defender nuestra profesión, no sabemos argumentar y convencer *2.

Particularmente, considero que estamos en un momento único para cambiar la historia, enumero tres razones:

Tenemos una Ley Provincial de RSE. Estoy refiriéndomen a la Ley N° 8.488. Sancionada en noviembre de 2012 y en vigencia desde el 15 de diciembre de 2014, tras la publicación de su decreto reglamentario.

Día a día, crece entre los empresarios y las organizaciones intermedias el interés por reportar las acciones de RSE. Así lo reflejan los medios y lo demuestra el próximo foro que está organizando Valos en nuestra provincia.[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner][mk_divider style=»single» divider_color=»#c9c9c9″ divider_width=»full_width» custom_width=»10″ align=»center» thickness=»2″ margin_top=»20″ margin_bottom=»20″][mk_image src=»https://www.adimza.org/site/wp-content/uploads/rse_2.jpg» image_width=»900″ image_height=»350″ crop=»false» hover=»false» circular=»false» hover_style=»style1″ lightbox_ifarme=»false» target=»_self» align=»center» group=»_general» margin_bottom=»10″][mk_blockquote style=»modern» align=»center»]

Tenemos en Mendoza una asociación que respalda nuestra actividad (ADIMZA). Esto nos da el marco de seriedad que nuestros clientes históricamente nos vienen reclamando.

[/mk_blockquote][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text responsive_align=»center»]Es un tema que tenemos que plantearnos, incluirlo en nuestra agenda y aceptar la responsabilidad frente al desafío*3, no esperar a que nos convoquen a participar. Debemos apropiarnos de las herramientas, unirnos, conocernos, organizarnos, estar comprometidos con las diferentes ramas del diseño, colaborar, mostrarnos, hacernos valer. Esa es la actitud que reclaman los empresarios, en definitiva. Hay que salir a golpear puertas: “Buen día, soy diseñador, le pido me dé la oportunidad” y luego demostrar que somo útiles para la sociedad.[/vc_column_text][vc_column_text responsive_align=»center»]NOTAS:
*1 Marcelo Paladino y Héctor Rocha. «DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA AL DESARROLLO INTEGRAL LOCAL», LID, 2013.
*2 Frank Memelsdorff, «ESTRATEGIAS Y DISEÑO», Wolkowicz Editores, 2011.
*3 Joan Costa, «DIRCOM ESTRATEGA DE LA COMPLEJIDAD», Servei de Publicacions, 2009.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario