¿PORQUÉ SE NOS HACE TAN DIFÍCIL LA VENTA DE IDENTIDAD CORPORATIVA?

Los negocios buscan formas y alternativas para sobresalir y darse a conocer de forma efectiva. Existen diversos atributos que de manera intrínseca conforman el todo de la empresa.

Para vender algo, siempre ha sido indispensable hacer una labor de venta, un esfuerzo adicional y natural. En muchos casos resulta fundamental informar y persuadir al cliente sobre la importancia de aquello que se le pretende vender. En el caso del servicio de diseño de identidad corporativa, al tratarse de un bien intangible, un bien que el cliente no puede ni ver, ni tocar o ni probar antes de adquirirlo, la venta se hace aún más difícil y complicada. En el ámbito de las empresas, por lo general, es poco común que consideren a la Identidad Corporativa como un servicio importante para su negocio. Estos clientes solicitan este tipo de servicios cuando:

*Ya tienen definidos sus objetivos
*Ya tienen definido qué negocio quieren emprender
*Ya consiguieron la inversión necesaria para llevarlo a cabo
*Ya ha adquirido los equipos de producción necesarios
*Ya reclutaron a la gente y la capacitaron
*Ya tienen los insumos y la materia prima para empezar
*Ya cuentan con un establecimiento o local

Todo eso es bastante importante, por supuesto, pero dentro de la gestión y plan de su negocio, lo más común es que no se consideren algunos elementos esenciales como:

La definición del nombre o marca del negocio
El diseño de la identificación corporativa
La promoción
La estrategia de marketing

Estos y otros elementos muy importantes para una empresa se consideran ocasionalmente al final, cuando ya está a punto de abrirse el negocio. De ahí que haya dos elementos (tiempo y dinero) que afectan al diseñador o mercadólogo en esta etapa:

Al cliente le urge su trabajo de marca y de identidad corporativa.

Al cliente le urge una estrategia de comunicación y medios para lanzamiento y apertura.

Al cliente se le acaba su presupuesto, por lo tanto sólo puede pagar poco.

El cliente se vuelve exigente y delicado, por lo tanto ejerce un grado de presión superior al razonable.

En varias ocasiones nos ha sucedido este tipo de acontecimientos a lo largo de nuestra experiencia. A pesar de que estos factores son importantes en el apertura de cualquier tipo de negocios, muchos empresarios se arriesgan al implementar el desarrollo de marca, identidad corporativa y estrategias de comunicación a ultima hora, dando lugar a problemas que podrían haber evitado fácilmente.

Por ejemplo: el nombre de la marca puede carecer de algunas reglas fundamentales como: brevedad, eufonía, pronunciabilidad, recordación y sugestión; en ocasiones puede haber errores en los aspectos técnico-creativos y la marca gráfica puede dar lugar a problemas graves de comunicación; contar solamente con un logotipo puede no ser suficiente para resolver eficazmente las necesidades de comunicación e identificación; etc.

Hoy en día existe de parte de algunos empresarios una ausencia de cultura en torno al problema de la identificación y la comunicación visual. Algunos no consideran importante incluir la estrategia de marca, identidad corporativa y el marketing dentro de sus planes de negocios, y perciben a estos procesos como gastos innecesarios, en lugar de inversiones estratégicas.

Este déficit aparece claramente entre las empresas que recién comienzan y en algunas empresas familiares, ya que la mayoría de las grandes empresas hace tiempo que han incorporado y siguen cultivando estos procesos de comunicación, esenciales para ser competitivas y lograr hacer sentir confiados y seguros a sus clientes.

AUTOR: Jorge del Toro
FUENTE: FOROALFA

Ayudanos a compartir


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

 
×
 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir