EL ÚLTIMO GRITO DE LA MODA

Si hablamos de emprendimientos interesantes encontramos a Augusto con su identidad Elepants.

Augusto Mustafá es el joven “padre creador” de Elepants, la marca de pantalones que impactó en la forma de vestirse de los Centennials. Secretos innovadores de un joven que sueña con sorprender al mundo

Si volteara su cabeza para analizar lo sucedido quizá se asombraría en demasía. Volvería a los primeros viajes familiares, junto a sus padres y seis hermanas, en donde la obsesión por coleccionar pantalones llamativos llenó su equipaje en cada regreso. Augusto Mustafá fue, durante años, el centro de risas y aplausos entre sus amigos, incrédulos ante los reiterados y llamativos atuendos que el joven vestía.

Había empezado la universidad hace poco y trabajar con su padre fue la mejor opción para contar su propio dinero, aquel que lo llevó a la inversión de su vida. Eran 10 mil pesos, convertidos en unos tantos metros de tela de colores y otros accesorios que venían a darle forma a un sueño: fabricar sus propios pantalones.

“En ese momento pensé: voy a hacer que todo el mundo se ponga los pantalones. Utilicé uno como muestra, usé mis ahorros para comprar tela y todo lo que necesitaba. Conseguí una costurera que me hizo 60 pantalones y en solo una semana los vendí todos”, explicó el joven emprendedor de 24 años a Infobae.

En su oficina ubicada en la Avenida Córdoba, Mustafá se rodea de calcomanías y logos que encuentran la misma forma junto a la misma palabra: Elepants, junto a un elefante insignia dibujado por él. Exhibición de orgullo. “Durante mucho tiempo vendí los pantalones en mi casa. Me tocaban el timbre a cualquier hora para comprarme y mi mamá me quería matar. Decidí mudar todo a la oficina de mi papá, en donde pasaba casi todo el día trabajando”.

Un estilo reflejado en los Centennials, atrevidos personajes a los que no les importa el qué dirán, pero sí la comodidad que un poco de tela transformada en pantalón puede darle a su vida. “Conviví con la idea popular de que es un pijama, pero logré amigarme con eso. Antes el reto era pasar al olvido ese pensamiento. Ahora, mostrar que no solo somos una marca de pantalones”, dijo Mustafá.

 

“El miedo a fracasar siempre lo tenés. Cuando abrimos la oficina junto a mi socio, estuvimos dos meses sin cobrar un peso. Pero nos centramos en armar un equipo bajo una idea: pensar en lo que más fiaca nos daba hacer. Fuimos contratando gente para cubrir diferentes áreas. Todo al principio era complicado, pero con el correr del tiempo logramos acomodarnos”, sostuvo.

Elepants encontró su espacio físico a mediados de 2014. Solo tres empleados y cientos de metros cuadrados que solo eran ocupados por cajas, pantalones, papeles y deudas. Mustafá entendió en muy poco tiempo que corregir sus falencias sería el primer impulso para lograr que la marca penetrase en la gente. “Me costaba la parte productiva. Decidimos -junto a su socio- hacer una inversión económica en máquinas, para mejorar el producto. Ese fue el día en que dividimos nuestros roles en la empresa”.

 

Las claves del éxito

Empezó solo pero encontró la compañía de muchos. De una baulera de plástico llena de pantalones coloridos a dos pisos en Recoleta, entendiendo que solo el trabajo en equipo consigue los grandes resultados: “La clave es desligar responsabilidad y estar bien organizados. Todo el éxito conseguido es porque conozco mis limitaciones y delego en otras personas que saben. Mi tranquilidad está relacionada directamente con el gran equipo que tenemos”.

Mustafá cree que confundirse y equivocarse también son paradas en las que vale la pena detenerse cuando el camino no resulta alentador: “Aprender a escuchar, esa es la clave. Todos tienen algo que decirnos y nosotros debemos aprender para no cometer errores. Me considero emprendedor y soñador, porque definitivamente logré que muchos se pongan los pantalones que yo quería. El objetivo es llegar a Estados Unidos, colocar la marca a nivel internacional”.

Por último, concluyó: “Cuando frenás la moto y mirás para atrás te das cuenta lo que lograste desde la nada. Aprendiendo, innovando, apostando. Uno cuando es joven tiene más posibilidades de fracasar, porque hasta una mala experiencia es un aprendizaje”.

Fuente: Infobae.com

Ayudanos a compartir


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

 
×
 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir